28 07 2014

28 julio 2014               ILUSTRACIÓN: dibujo a lápiz Gualberto Tapita del 28 de julio del 2014. Improvisación 243 [audio https://gualbertogarcia.files.wordpress.com/2014/07/28-julio-2014.mp3] Bueno, se acabó la Velá de Santiago y Santana, que tantos recuerdos ha generado y guardo de ella desde que tengo uso de razón, recuerdos de encuentros pero también de despedidas y de fuegos artificiales a la luz de las adelfas de la orilla. A veces recuerda uno mucho más las despedidas que los encuentros aunque no siempre. Ayer fui a la Velá pensando en los fuegos artificiales del final de la noche pero no hubo Velá ni fuegos artificiales y estaba todo cerrado. Me gustó esta despedida inesperada que me recordó otras. De todas formas yo no me despido de la exposición de cuadros aunque se acabe la Velá sino que los cuadros seguirán expuestos hasta el 30 de Agosto, y estaré de vez en cuando por allí. Cuando tenía unos 12 ó trece años iba por la Velá con dos amigos el (Guillamón y el Leo), entablamos conversación con tres niñas que viván allí mismo en la calle Betis y recorrimos la calle varias veces para arriba y para abajo, nos comimos unos higos chumbos que vendía una señora con una maceta de albahaca en la mesa y nos tomamos un vaso de agua. A las diez de la noche más o menos. Las niñas dijeron que tenían que comer en su casa y después saldrían otra vez a la Velá. No salieron… sin embargo no recuerdo esa despedida con pesar, sino solamente como una posibilidad que nos dio la Velá y si recuerdo los paseos calle arriba y abajo con las niñas hablando de todo sin parar y con entusiasmo. Me lo he pasado muy bien en la Velá este año, pues aunque el mundo vaya cambiando constantemente la Velá de alguna forma hace que nos encontremos con nosotros mismos, y nos ofrece siempre lo más importante que se puede ofrecer, una posibilidad, a veces la posibilidad se convierte en despedida y a veces la posibilidad se convierte en encuentro, las dos posibilidades son buenas en realidad. Bueno la tapita de hoy explora las sensaciones que te dejan las diferentes posibilidades, y al final cuando he escuchado la Tapita es como si hubiera pasado varias veces calle arriba y calle abajo, unas veces solo, otras acompañado, otras sumergido en el gentío que va y viene. He empezado a tocar el sitar, y a partir del minuto 5 he acompañado el sitar con mi vieja fender, para dar la posibilidad de un dialogo aunque sea conmigo mismo mientras voy por la calle Betis.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: