Tapita del 9 de Septiembre del 2014. Otoño

9 09 2014

 

9 septiembre 2014

 

 

 

 

 

 

 

ILUSTRACiÖN; otoño. Acuarela.

Tapita del 9 de Septiembre del 2014.

Otoño

[audio https://gualbertogarcia.files.wordpress.com/2014/09/19-junio-2014.mp3]

 

Me he encontrado con un amigo y hemos pasado u rato muy bueno charlando con el otoño de fondo.

Y con el otoño de fondo se charla tranquilamente si que nadie lleve la batuta aunque si se quieren reproducir esos momentos por medio de la música ese protagonismo se alterna mucho más que la conversación real, sobre todo porque el primer instrumento que se toca coge mas protagonismo si no tienes en cuenta que tiene que tocar el otro instrumento…. hasta que te das cuenta mientras estas tocando y ya empiezas a dejarle sitio.

El ritmo es casi por tpor tangos. pero no tangos argentinos sino lo que que aquí llamamos tangos flamencos o tangos gitanos, aunque puestos a llamarlo de alguna también le podríamos llamar dialogo entre un sitar y una guitarra eléctrica.

el ritmo es un cuatro por cuatro y el aire se puede decir que es andaluz, pero la guitarra aunque va acompañando parece que está deseando de coger protagonismo casi rockero por lo menos al principio o los primeros minutos, aunque después se va dando cuenta que lo único que puede hacer es acompañar porque el sitar se ha grabasdo primero y no ha dejado espacio parea nada más.

Pero a pesar de todo y de protagonismo melodico del sitar la guitarra defiende su posición con un sonido un poco desgarrado, en fin… parece que al final construyen una casita entre los dos y la disfrutan juntos, no hay ni protagonista ni subalterno al estilo de los toreros y su cuadrilla, sino que aquí hay más un paisaje donde hay arboles y nubes suelo, cielo polvo y hierba, y cualquier cosa que se mire contiene a todas las demás, además la guitarra aprovecha su momento y canta y se revuelca por la hierba, contenta de su propia alegría y así trascurre el discurso musical fluyendo con dos voces que van juntas aunque no al unísono.

como dos culturas que al juntarse forman una nueva y que no les impide conservar la primigenia, porque no hay nada mejor para preservar la cultura que tener hijos con otra cultura porque es el hijo quien se encargará de ir renovando a la vez que conserva el origen. En realidad cada creación es un hijo … o al menos una semilla, que cuando llega su tiempo florece.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: