Tapita del 6 de Abril del 2015.

6 04 2015

30 abril 2014

 

 

 

 

 

 

ILUSTRACIÓN: acuarela y lápices de colores. Gualberto

Tapita del 6 de Abril del 2015.

La tapita de hoy tiene una mezcla interesante de sonidos que normalmente no te los encuentras en ningún paisaje musical ni tampoco rural por los que transites, a no ser que viajes fuera de la gravedad y al mismo tiempo viajes en el tiempo.
Sonidos inclasificables en su conjunto pero que individualmente los reconoces perfectamente aunque parece que vienen de diferentes épocas y por lo tanto parece que se han juntado diferentes culturas, lo cual es cierto y mucho más en esta época de globalización donde en el espacio de unos minutos te puedes cruzar con gente que son realmente de la edad media, con gente que vive en el futuro o se visten así, o aunque no se vistan da igual viven en el futuro.
He podido disfrutar en estos días de un espectáculo grandioso aquí en Sevilla con el azahar en flor un tiempo magnífico y miles de gente de todas las edades razas y nacionalidades conviviendo y disfrutando de ellos mismos de los demás y del entorno, globos de colores, olor de garrapiñada y pescaito frito, cervecita fresquita, tapitas diversas, cante grande, saetas, gente emocionada siguiendo su cofradía, esforzados costaleros, enormes bandas de música, gente que se va a la playa o al campo, el mismo campo lleno de jilgueros y amapolas, en fin, una buena semana santa para unos y unas buenas vacaciones para otros y las dos cosas a la vez, o sea plenitud y convivencia del pasado con el futuro y con el presente como escenario para vivir estas tres dimensiones temporales.
Aquí en Sevilla se puede estar al mismo tiempo en las tres dimensiones especialmente en esta época de primavera, porque en las tres te encuentras bien, por eso en esta tapita se ha mezclado el sonido de la campana llamando a los monjes a la oración o a la contemplación con el ensayo de un grupo de rock y con un viaje espacial desde donde se ve el globo terráqueo como una joya azul brillando en la oscuridad, no con el brillo que le da el sol sino con el resplandor luminoso de la gente que la habita.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: