Tapita del 24 de noviembre del 2015. Improvisación 412

24 11 2015

9 septiembre 2014

 

 

 

 

 

 

ILUSTRACIÓN: acuarela . Gualberto

Tapita del 24 de noviembre del 2015. Improvisación 412

Bueno, la tapia improvisación de hoy es de las largas, imagino que estos tiempos que vivimos de tantas prisas no hay tiempo para seguir el hilo de cualquier tipo de discurso ya sea del tipo que sea, filosófico, político, musical… y lo digo porque yo soy el primero que se cansa cuando escucho por poner un ejemplo a cualquier político ya sea del signo que sea responder a preguntas con frases manidas y ya super hechas con un componente de demagogia enorme casi siempre, o cuando asisto a una conferencia sobre algún poeta o filósofo eminente y a los 5 minutos ya estoy totalmente aburrido y curiosamente hablan y hablan pero la poesía o la teoría filosófica brilla por su ausencia… además no me puedo levantar y irme porque no soy capaz de hacer ese feo a nadie.

Con la música pasa igual, cuando se trata de una improvisación hay partes mejores que otras, se tarda en comer una idea que te haga fluir y esa idea te lleva a otra que también iene sus altibajos y sus momentos. Para el que toca es como una aventura y normalmente se lo pasa bien construyendo y destruyendo ideas, previniendo lo que va a seguir tocando, recordando algo de lo que ha tocado antes paras que así conserve algo de unidad la improvisación y de esa forma se vive en el pasado en el presente y en el futuro; sin embargo el que escucha puede que sepa relacionar cosas que está escuchando en el “ahora” con cosas que ha escuchado previamente y hasta sepas por el discurso que está oyendo anticipar el futuro, y de esta forma también fluye con la música y se lo pasa bien escuchando cosas que sean un poco largas, pero ya se que normalmente no pasa a si por propia experiencia, pero a veces si pasa y entonces sale uno contento con la que ha escuchado y no aburrido.

Yo creo que hay que ser  por lo menos  un poco tolerante para poder aceptar los errores, lo mismo  el que toca como el que escucha, porque  esa es  la única forma o por lo menos una de ellas  de aprender  tanto a tocar como a escuchar.

Sobre todo cuando es una improvisación. Por supuesto si el que toca no es un poco tolerante con sus propios errores no llegará nunca a saber improvisar y para que puedan escuchar lo que toca tendrá que tocar leyendo una partitura o algo ya aprendido que tampoco digo que esté nada mal solo son dos formas de expresarse y las dos a través de la música.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: