Tapita del 5 de Mayo del 2016. Improvisación 469

5 05 2016

 

21 Marzo 2014

 

 

 

 

 

 

 

ILUSTRACiÓN: acuarela. Gualberto

Tapita del 5 de Mayo del 2016. Improvisación 469

La Tapita de hoy está inspirada por una carta inesperada de la reserva que no me esperaba en absoluto pero que me ha llenado de alegría.

Es una carta de Mil-La-Grosch que pongo a continuación, ya dije la primera vez que la vi con su core de mariposas de colores durante el día y luciérnagas y libélulas que la acompañaban de noche que este ser maravilloso en forma de mujer sería pariente de la Dama del bosque o una enajenación suya y por eso me llena de alegría su carta porque ha venido para cuidar al medio ambiente que todos disfrutamos y que forma parte de nosotros.

Para la música de la tapita le he pedido a Pink floid prestados los dos primeros acordes con que empiezan el tema “I wisch you Where Here” y he improvisado un poquito, inspirado por la carta de Mil-La-Grosch que es lo verdaderamente importante.

Carta de Mil-La-Grosch

Un sonido de gotas de agua me despertó en mitad de la noche. Mi lecho,era el cauce seco de un río en el que se había depositado un limo suave que hacia cómodo mi descanso. Seguida por mis felinos y aves, llegué hasta la grieta que había abierto el paso de un agua que no pertenecía a mi caverna. El olor a Brea y la presencia de algún pequeño animal marino me hizo ver que todos los mares y océanos estaban entrando en mi casa.
Busqué la salida y en el exterior la situación no era distinta, el agua salada, el medio primigenio de la vida parecía querer borrar todo de la superficie castigada del planeta para empezar de nuevo evitando errores. Instintivamente, acudí a los lugares altos y pude ver unas olas que, como un gigante justiciero, se asomaban por las sierras más altas y arrojaban todo a su paso.
De repente, una bandada de mariposas comenzaron a volar en grupo ante mi y entendí que eran el hilo de Ariadna que me conducirian hacia un espacio seguro.
Mis hombros eran las perchas sobre las que se posaban mis aves y los felinos caminaban junto a mi.
A veces daban saltos intentando imitar el vuelo de las mariposas.
Una música lejanas de notas ligadas y suaves como el agua de mi cueva, empezó a sonar a lo lejos. En una especie de hipnosis seguíamos ese mágico sonido de día, con las mariposas y de noche alumbrados por las luciérnagas. Cuando la tierra estaba totalmente seca y presentaba una gama de colores ocres, apareció un camino bien delimitado que llevaba al lugar en el que se producían los sonidos.
Estaba a punto de caer el sol cuando vi a un hombre , el primero en mucho tiempo. “Soy Jota Pi” me dijo.” Te esperaba desde hace dos jornadas”
Me pareció lo más natural del mundo Seguir a aquel ser con nombre que inspira nociones de fuerza y círculos
Vamos a la Reserva. Nuestro cometido es recuperar especies vegetales extintas que sirvan de alimento a todos los que vivimos allí.
Durante muchos días pudimos recuperar tubérculos , trigo sarraceno y hortalizas silvestres que crecían en el planeta antes de que el ser humano habitase la Tierra . Uno de los días que paseábamos satisfechos con nuestros logros por las afueras de la Reserva, vimos una cabaña hecha con ramas secas y un grupo de niños que se afanaban por mejorarla. Nos acercamos a ellos y después de darnos la bienvenida nos ofrecieron comer algunos tubérculos que ellos mismos habían asado en una pequeña fogata

El interior de la cabaña era cálido y acogedor. Deseé con fuerza que Gugarpe y Jota Pi tocarán un antiguo tema Wish you were here para que los niños pudiesen oírlo
El sonido del sitar hacia más fluida la música y la guitarra acompañaba con suavidad y pericia la melodía dulce de aquel grupo que tocaba hace más de dos mil años. Los niños se levantaron lentamente y comenzaron una danza lenta levantando los colores del Arco Iris con las manos voto estelas
Como estelas que acompañaban su baile. Todos estábamos poseídos por la música y el movimiento de los pequeños. No supimos cuanto tiempo permanecimos
Como estelas que acompañaban su baile. Todos estábamos poseídos por la música y el movimiento de los pequeños. No supimos cuanto tiempo permanecimos
En aquel lugar, pero en la Reserva todo el tiempo es tiempo vivido y feliz

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: